Latidos

N.005 - Narrativa

Latidos

N.005 - Narrativa

Latidos 

N.005 - Narrativa

Latidos

N.005 - Narrativa

Latidos

N.005 - Narrativa

Escrito por Itzel Campos

Las llantas derrapando sobre la tierra, un par de puertas que se abren y cierran, varios pares de piernas moviéndose con rapidez, los golpes sobre una puerta de madera maciza, unos pasos cautelosos, una llave abriendo la cerradura, la puerta que se abre produciendo un chirrido, una voz incrédula preguntando los sucesos, otra más grave que responde, sillas siendo arrastradas desde el piso de arriba, alguien dando órdenes de mantenerse quieta, unos sollozos ahogados, la tela al ser desgarrada, los quejidos de un cuerpo que no se deja domar, una fuerte mano que se estrella contra una mejilla empapada, la respiración entrecortada, las preguntas de la voz aguda, otras voces graves que responden que es la tercera vez que tienen que cambiarse de lugar debido a lo desprotegidos que estaban, el palpitar de un corazón, unas pisadas que vienen y van, que van y vienen o que se pierden en el piso de arriba, el abrir y cerrar de la nevera, el ventilador del microondas funcionando, las voces maldiciendo por todo lo alto, la televisión de la esquina llenando el vació de la habitación, las teclas de un celular siendo apretadas, el timbre del marcado, una mujer preocupada suplicando piedad, la voz grave amenazando de muerte y pidiendo lo acordado, los chillidos al otro lado de la línea, la voz grave que la apremia dándole una hora específica para realizar la orden, el tono final de una llamada, el ritmo acelerado de la persona sentada, unas pisadas que regresan, un cuerpo cayendo sobre una silla, unos dientes triturando con voracidad la carne animal, el llanto de una chica asustada, más pisotones, las cortinas produciendo un susurro cuando son cerradas, el tono del teléfono, las voces que enmudecen, el tono del botón verde, la misma voz suplicando más tiempo porque ya no tiene a quién recurrir, la voz grave que se niega y ahora exige el doble, la mujer que llora con desesperación, la voz grave contestando con cansancio que se le ha terminado el tiempo, el pitido de una llamada forzada a terminar, una persona que siente su propio pulso en los oídos, una respiración que se acelera intentando tomar más aire de lo necesario, la voz aguda que pide que se tranquilicen porque si esperan lo suficiente esta vez no tendrán que mancharse las manos, la otra que insiste en terminar con el trabajo de una vez, el utensilio mortal siendo preparado, la voz grave contestando con cansancio que es mejor acabar con esto y luego huir, la chica con el corazón en la garganta, la bala que sale directo hacia ella.


Las llantas derrapando sobre la tierra, un par de puertas que se abren y cierran, varios pares de piernas moviéndose con rapidez, los golpes sobre una puerta de madera maciza, unos pasos cautelosos, una llave abriendo la cerradura, la puerta que se abre produciendo un chirrido, una voz incrédula preguntando los sucesos, otra más grave que responde, sillas siendo arrastradas desde el piso de arriba, alguien dando órdenes de mantenerse quieta, unos sollozos ahogados, la tela al ser desgarrada, los quejidos de un cuerpo que no se deja domar, una fuerte mano que se estrella contra una mejilla empapada, la respiración entrecortada, las preguntas de la voz aguda, otras voces graves que responden que es la tercera vez que tienen que cambiarse de lugar debido a lo desprotegidos que estaban, el palpitar de un corazón, unas pisadas que vienen y van, que van y vienen o que se pierden en el piso de arriba, el abrir y cerrar de la nevera, el ventilador del microondas funcionando, las voces maldiciendo por todo lo alto, la televisión de la esquina llenando el vació de la habitación, las teclas de un celular siendo apretadas, el timbre del marcado, una mujer preocupada suplicando piedad, la voz grave amenazando de muerte y pidiendo lo acordado, los chillidos al otro lado de la línea, la voz grave que la apremia dándole una hora específica para realizar la orden, el tono final de una llamada, el ritmo acelerado de la persona sentada, unas pisadas que regresan, un cuerpo cayendo sobre una silla, unos dientes triturando con voracidad la carne animal, el llanto de una chica asustada, más pisotones, las cortinas produciendo un susurro cuando son cerradas, el tono del teléfono, las voces que enmudecen, el tono del botón verde, la misma voz suplicando más tiempo porque ya no tiene a quién recurrir, la voz grave que se niega y ahora exige el doble, la mujer que llora con desesperación, la voz grave contestando con cansancio que se le ha terminado el tiempo, el pitido de una llamada forzada a terminar, una persona que siente su propio pulso en los oídos, una respiración que se acelera intentando tomar más aire de lo necesario, la voz aguda que pide que se tranquilicen porque si esperan lo suficiente esta vez no tendrán que mancharse las manos, la otra que insiste en terminar con el trabajo de una vez, el utensilio mortal siendo preparado, la voz grave contestando con cansancio que es mejor acabar con esto y luego huir, la chica con el corazón en la garganta, la bala que sale directo hacia ella.


Las llantas derrapando sobre la tierra, un par de puertas que se abren y cierran, varios pares de piernas moviéndose con rapidez, los golpes sobre una puerta de madera maciza, unos pasos cautelosos, una llave abriendo la cerradura, la puerta que se abre produciendo un chirrido, una voz incrédula preguntando los sucesos, otra más grave que responde, sillas siendo arrastradas desde el piso de arriba, alguien dando órdenes de mantenerse quieta, unos sollozos ahogados, la tela al ser desgarrada, los quejidos de un cuerpo que no se deja domar, una fuerte mano que se estrella contra una mejilla empapada, la respiración entrecortada, las preguntas de la voz aguda, otras voces graves que responden que es la tercera vez que tienen que cambiarse de lugar debido a lo desprotegidos que estaban, el palpitar de un corazón, unas pisadas que vienen y van, que van y vienen o que se pierden en el piso de arriba, el abrir y cerrar de la nevera, el ventilador del microondas funcionando, las voces maldiciendo por todo lo alto, la televisión de la esquina llenando el vació de la habitación, las teclas de un celular siendo apretadas, el timbre del marcado, una mujer preocupada suplicando piedad, la voz grave amenazando de muerte y pidiendo lo acordado, los chillidos al otro lado de la línea, la voz grave que la apremia dándole una hora específica para realizar la orden, el tono final de una llamada, el ritmo acelerado de la persona sentada, unas pisadas que regresan, un cuerpo cayendo sobre una silla, unos dientes triturando con voracidad la carne animal, el llanto de una chica asustada, más pisotones, las cortinas produciendo un susurro cuando son cerradas, el tono del teléfono, las voces que enmudecen, el tono del botón verde, la misma voz suplicando más tiempo porque ya no tiene a quién recurrir, la voz grave que se niega y ahora exige el doble, la mujer que llora con desesperación, la voz grave contestando con cansancio que se le ha terminado el tiempo, el pitido de una llamada forzada a terminar, una persona que siente su propio pulso en los oídos, una respiración que se acelera intentando tomar más aire de lo necesario, la voz aguda que pide que se tranquilicen porque si esperan lo suficiente esta vez no tendrán que mancharse las manos, la otra que insiste en terminar con el trabajo de una vez, el utensilio mortal siendo preparado, la voz grave contestando con cansancio que es mejor acabar con esto y luego huir, la chica con el corazón en la garganta, la bala que sale directo hacia ella.


Las llantas derrapando sobre la tierra, un par de puertas que se abren y cierran, varios pares de piernas moviéndose con rapidez, los golpes sobre una puerta de madera maciza, unos pasos cautelosos, una llave abriendo la cerradura, la puerta que se abre produciendo un chirrido, una voz incrédula preguntando los sucesos, otra más grave que responde, sillas siendo arrastradas desde el piso de arriba, alguien dando órdenes de mantenerse quieta, unos sollozos ahogados, la tela al ser desgarrada, los quejidos de un cuerpo que no se deja domar, una fuerte mano que se estrella contra una mejilla empapada, la respiración entrecortada, las preguntas de la voz aguda, otras voces graves que responden que es la tercera vez que tienen que cambiarse de lugar debido a lo desprotegidos que estaban, el palpitar de un corazón, unas pisadas que vienen y van, que van y vienen o que se pierden en el piso de arriba, el abrir y cerrar de la nevera, el ventilador del microondas funcionando, las voces maldiciendo por todo lo alto, la televisión de la esquina llenando el vació de la habitación, las teclas de un celular siendo apretadas, el timbre del marcado, una mujer preocupada suplicando piedad, la voz grave amenazando de muerte y pidiendo lo acordado, los chillidos al otro lado de la línea, la voz grave que la apremia dándole una hora específica para realizar la orden, el tono final de una llamada, el ritmo acelerado de la persona sentada, unas pisadas que regresan, un cuerpo cayendo sobre una silla, unos dientes triturando con voracidad la carne animal, el llanto de una chica asustada, más pisotones, las cortinas produciendo un susurro cuando son cerradas, el tono del teléfono, las voces que enmudecen, el tono del botón verde, la misma voz suplicando más tiempo porque ya no tiene a quién recurrir, la voz grave que se niega y ahora exige el doble, la mujer que llora con desesperación, la voz grave contestando con cansancio que se le ha terminado el tiempo, el pitido de una llamada forzada a terminar, una persona que siente su propio pulso en los oídos, una respiración que se acelera intentando tomar más aire de lo necesario, la voz aguda que pide que se tranquilicen porque si esperan lo suficiente esta vez no tendrán que mancharse las manos, la otra que insiste en terminar con el trabajo de una vez, el utensilio mortal siendo preparado, la voz grave contestando con cansancio que es mejor acabar con esto y luego huir, la chica con el corazón en la garganta, la bala que sale directo hacia ella.


Itzel Campos. Guadalajara, 1997. Es lectora por gusto desde los 10 años y escribe desde los 12. Ha participado en distintos talleres de lectoescritura y proyectos de promoción de la lectu-ra. Actualmente está por terminar el bachillerato. La puedes encontrar aquí https:// www.youtube.com/c/Devorandoliteratura.

Imagen de portada: Tomas Munita

m_audi

Soneto a mis audifonos

N.005 - Poesía

Acércate a nosotros

Nuestra meta

Suscríbete

Nuestro propósito es servir como una plataforma de difusión para escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos  haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

circulo-animacion
logo_himen-01

© 2013 – 2019 Revista Himen. Diseño por C.A.

Términos y Condiciones - Copyrights