Herida

N.011 - Poesía

Herida

N.011 - Poesía

Herida 

N.011 - Poesía

Herida

N.0011 - Poesía

Herida

N.011 - Poesía

Escrito por Fabricio Gutiérrez

Aquella vez fuimos de visita a una casa con alberca.
Mientras los adultos charlaban y bebían, los niños nos
                                                             [metimos al agua. 
Creo que fui el único en notarlo:
el fondo era color rojizo. Melancólico. Como una enorme
                                                                             [herida.
No fue impedimento para zambullirme una y otra vez.
Fui el último en salir.
Al día siguiente no pude levantarme,
el doctor dijo era solo un poco de ansiedad,
mamá no entendió a qué se refería y solo me dejó seguir en
                                                                             [cama.
Tardé en sentirme mejor,  
todo me parecía que tenía una enorme herida de fondo:
la amistad de los amigos, el amor de las chicas,
el cariño de papá y mamá, esto último, más grande.
Y ahora que es mi mujer la que me deja seguir en cama,
puedo decirlo: todo es una herida.
Algo más: hay un dedo insistente
impidiendo que cierre.


Aquella vez fuimos de visita a una casa con alberca.
Mientras los adultos charlaban y bebían, los niños nos
                                                             [metimos al agua. 
Creo que fui el único en notarlo:
el fondo era color rojizo. Melancólico. Como una enorme
                                                                             [herida.
No fue impedimento para zambullirme una y otra vez.
Fui el último en salir.
Al día siguiente no pude levantarme,
el doctor dijo era solo un poco de ansiedad,
mamá no entendió a qué se refería y solo me dejó seguir en
                                                                             [cama.
Tardé en sentirme mejor,  
todo me parecía que tenía una enorme herida de fondo:
la amistad de los amigos, el amor de las chicas,
el cariño de papá y mamá, esto último, más grande.
Y ahora que es mi mujer la que me deja seguir en cama,
puedo decirlo: todo es una herida.
Algo más: hay un dedo insistente
impidiendo que cierre.

 

Aquella vez fuimos de visita a una casa con
                                                               [alberca.
Mientras los adultos charlaban y bebían, los niños
                                            [nos metimos al agua. 
Creo que fui el único en notarlo:
el fondo era color rojizo. Melancólico. Como una
                                                    [enorme herida.
No fue impedimento para zambullirme una y otra
                                                                         [vez.
Fui el último en salir.
Al día siguiente no pude levantarme,
el doctor dijo era solo un poco de ansiedad,
mamá no entendió a qué se refería y solo me dejó
                                                      [seguir en cama.
Tardé en sentirme mejor,  
todo me parecía que tenía una enorme herida de
                                                                      [fondo:
la amistad de los amigos, el amor de las chicas,
el cariño de papá y mamá, esto último, más
                                                                   [grande.
Y ahora que es mi mujer la que me deja seguir en
                                                                      [cama,
puedo decirlo: todo es una herida.
Algo más: hay un dedo insistente
impidiendo que cierre.

 

Aquella vez fuimos de visita a una casa con alberca.
Mientras los adultos charlaban y bebían, los niños nos
                                                             [metimos al agua. 
Creo que fui el único en notarlo:
el fondo era color rojizo. Melancólico. Como una enorme
                                                                             [herida.
No fue impedimento para zambullirme una y otra vez.
Fui el último en salir.
Al día siguiente no pude levantarme,
el doctor dijo era solo un poco de ansiedad,
mamá no entendió a qué se refería y solo me dejó seguir en
                                                                             [cama.
Tardé en sentirme mejor,  
todo me parecía que tenía una enorme herida de fondo:
la amistad de los amigos, el amor de las chicas,
el cariño de papá y mamá, esto último, más grande.
Y ahora que es mi mujer la que me deja seguir en cama,
puedo decirlo: todo es una herida.
Algo más: hay un dedo insistente
impidiendo que cierre.

 

Aquella vez fuimos de visita a una casa con
                                                        [alberca.
Mientras los adultos charlaban y bebían, los
                          [niños nos metimos al agua. 
Creo que fui el único en notarlo:
el fondo era color rojizo. Melancólico. Como una
                                                   [enorme herida.
No fue impedimento para zambullirme una y otra
                                                                   [vez.
Fui el último en salir.
Al día siguiente no pude levantarme,
el doctor dijo era solo un poco de ansiedad,
mamá no entendió a qué se refería y solo me
                                        [dejó seguir en cama.
Tardé en sentirme mejor,  
todo me parecía que tenía una enorme herida de
                                                                 [fondo:
la amistad de los amigos, el amor de las chicas,
el cariño de papá y mamá, esto último, más
                                                             [grande.
Y ahora que es mi mujer la que me deja seguir 
                                                         [en cama,
puedo decirlo: todo es una herida.
Algo más: hay un dedo insistente
impidiendo que cierre.

 

Fabricio Gutiérrez. Nació en la CDMX. Tiene un perro llamado Mota de polvo.

Imagen de portada: Arianna Lago

Fabricio Gutiérrez. Nació en la CDMX. Tiene un perro llamado Mota de polvo.

Imagen de portada: Arianna Lago

Fabricio Gutiérrez. Nació en la CDMX. Tiene un perro llamado Mota de polvo.

Imagen de portada: Arianna Lago

Fabricio Gutiérrez. Nació en la CDMX. Tiene un perro llamado Mota de polvo.

Imagen de portada: Arianna Lago

Fabricio Gutiérrez. Nació en la CDMX. Tiene un perro llamado Mota de polvo.

Imagen de portada: Arianna Lago

m_acuerdate

Cuando veas a alguien mirándote extrañando en el metro, acuérdate de mí

N.011 - Narrativa

Acércate a nosotros

Nuestra meta

Suscríbete

Nuestro propósito es servir como una plataforma de difusión para escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos  haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

circulo-animacion
logo_himen-01

© 2013 – 2019 Revista Himen. Diseño por C.A.

Términos y Condiciones - Copyrights