Aproximaciones a la fortuna

(o la vuelta al mundo en seis fracasos)

N.013 - Poesía

Aproximaciones a la fortuna

(o la vuelta al mundo en seis fracasos)

N.013 - Poesía

Aproximaciones a la fortuna

(o la vuelta al mundo en seis fracasos)  

N.013 - Poesía

Aproximaciones a la fortuna

(o la vuelta al mundo

en seis fracasos)

N.0013 - Poesía

Aproximaciones a la fortuna

(o la vuelta al mundo

en seis fracasos)  

N.013 - Poesía

Escrito por  Luis Fernando Rangel

Escrito por Luis Fernando Rangel

Escrito por Luis Fernando Rangel

Escrito por Luis Fernando Rangel

Escrito por Luis Fernando Rangel

1
primera vuelta

Cuando era niño
aprendí a descifrar el andar de las hormigas. 

Supe que cargaban el peso del mundo
cuando en la pared dibujaron una grieta
y la casa se cayó a pedazos.


2
segunda vuelta

Coloqué un marco roto en la pared
como un presagio de nuestro amor.

La foto era hermosa:
las grietas de esta casa.

 

3
tercera vuelta

Nunca bauticé al gato negro
que atropellaron ayer.

Nadie lo recordará
porque no tuve el valor de darle un nombre
para decir
se murió el gato Nicanor
o el gato Miguel
y recuerdo con tristeza
que a esa hora de la tarde
solíamos cruzar la calle juntos.

Pero esa tarde decidí darle el paso libre
a un gato sin nombre.

 

4
cuarta vuelta

Leyendo el periódico encontré un poema:

Se murió un vendedor de pianos
cuando trataba de subir uno al quinto piso
de un complejo departamental.

El vendedor de pianos
odiaba a Schubert.

 

5
quinta vuelta

Guardo en el escritorio
una hoja en blanco
para los poemas
con los que habré de ganar
o no
algún premio.


6
sexta vuelta

Nací el día en que un futbolista falleció
y Dios me condenó a ser pésimo con la pelota.

La Calaca González jugó para mi equipo favorito
y para la selección nacional.
Anotó un gol en el mundial del setenta,
cuando mi padre jugaba en la plaza pública
un partido de béisbol
e hizo el jonrón más hermoso de la vida.
Ese día la Calaca González anotó un gol que pasó al olvido
como el jonrón de mi padre
y como pasará al olvido este poema.

Quizá mi padre hubiera sido un buen beisbolista.


1
primera vuelta

Cuando era niño
aprendí a descifrar el andar de las hormigas. 

Supe que cargaban el peso del mundo
cuando en la pared dibujaron una grieta
y la casa se cayó a pedazos.

 

2
segunda vuelta

Coloqué un marco roto en la pared
como un presagio de nuestro amor.

La foto era hermosa:
las grietas de esta casa.

 

3
tercera vuelta

Nunca bauticé al gato negro
que atropellaron ayer.

Nadie lo recordará
porque no tuve el valor de darle un nombre
para decir
se murió el gato Nicanor
o el gato Miguel
y recuerdo con tristeza
que a esa hora de la tarde
solíamos cruzar la calle juntos.

Pero esa tarde decidí darle el paso libre
a un gato sin nombre.

 

4
cuarta vuelta

Leyendo el periódico encontré un poema:

Se murió un vendedor de pianos
cuando trataba de subir uno al quinto piso
de un complejo departamental.

El vendedor de pianos
odiaba a Schubert.

 

5
quinta vuelta

Guardo en el escritorio
una hoja en blanco
para los poemas
con los que habré de ganar
o no
algún premio.

 

6
sexta vuelta

Nací el día en que un futbolista falleció
y Dios me condenó a ser pésimo con la pelota.

La Calaca González jugó para mi equipo favorito
y para la selección nacional.
Anotó un gol en el mundial del setenta,
cuando mi padre jugaba en la plaza pública
un partido de béisbol
e hizo el jonrón más hermoso de la vida.
Ese día la Calaca González anotó un gol que pasó al olvido
como el jonrón de mi padre
y como pasará al olvido este poema.

Quizá mi padre hubiera sido un buen beisbolista.


1
primera vuelta

Cuando era niño
aprendí a descifrar el andar de las hormigas. 

Supe que cargaban el peso del mundo
cuando en la pared dibujaron una grieta
y la casa se cayó a pedazos.

 

2
segunda vuelta

Coloqué un marco roto en la pared
como un presagio de nuestro amor.

La foto era hermosa:
las grietas de esta casa.

 

3
tercera vuelta

Nunca bauticé al gato negro
que atropellaron ayer.

Nadie lo recordará
porque no tuve el valor de darle un nombre
para decir
se murió el gato Nicanor
o el gato Miguel
y recuerdo con tristeza
que a esa hora de la tarde
solíamos cruzar la calle juntos.

Pero esa tarde decidí darle el paso libre
a un gato sin nombre.

 

4
cuarta vuelta

Leyendo el periódico encontré un poema:

Se murió un vendedor de pianos
cuando trataba de subir uno al quinto piso
de un complejo departamental.

El vendedor de pianos
odiaba a Schubert.

 

5
quinta vuelta

Guardo en el escritorio
una hoja en blanco
para los poemas
con los que habré de ganar
o no
algún premio.

 

6
sexta vuelta

Nací el día en que un futbolista falleció
y Dios me condenó a ser pésimo con la pelota.

La Calaca González jugó para mi equipo favorito
y para la selección nacional.
Anotó un gol en el mundial del setenta,
cuando mi padre jugaba en la plaza pública
un partido de béisbol
e hizo el jonrón más hermoso de la vida.
Ese día la Calaca González anotó un gol que pasó al olvido
como el jonrón de mi padre
y como pasará al olvido este poema.

Quizá mi padre hubiera sido un buen beisbolista.


1
primera vuelta

Cuando era niño
aprendí a descifrar el andar de las hormigas. 

Supe que cargaban el peso del mundo
cuando en la pared dibujaron una grieta
y la casa se cayó a pedazos.

 

2
segunda vuelta

Coloqué un marco roto en la pared
como un presagio de nuestro amor.

La foto era hermosa:
las grietas de esta casa.

 

3
tercera vuelta

Nunca bauticé al gato negro
que atropellaron ayer.

Nadie lo recordará
porque no tuve el valor de darle un nombre
para decir
se murió el gato Nicanor
o el gato Miguel
y recuerdo con tristeza
que a esa hora de la tarde
solíamos cruzar la calle juntos.

Pero esa tarde decidí darle el paso libre
a un gato sin nombre.

 

4
cuarta vuelta

Leyendo el periódico encontré un poema:

Se murió un vendedor de pianos
cuando trataba de subir uno al quinto piso
de un complejo departamental.

El vendedor de pianos
odiaba a Schubert.

 

5
quinta vuelta

Guardo en el escritorio
una hoja en blanco
para los poemas
con los que habré de ganar
o no
algún premio.

 

6
sexta vuelta

Nací el día en que un futbolista falleció
y Dios me condenó a ser pésimo con la pelota.

La Calaca González jugó para mi equipo favorito
y para la selección nacional.
Anotó un gol en el mundial del setenta,
cuando mi padre jugaba en la plaza pública
un partido de béisbol
e hizo el jonrón más hermoso de la vida.
Ese día la Calaca González anotó un gol que pasó al olvido
como el jonrón de mi padre
y como pasará al olvido este poema.

Quizá mi padre hubiera sido un buen beisbolista.

 

1
primera vuelta

Cuando era niño
aprendí a descifrar el andar de las hormigas. 

Supe que cargaban el peso del mundo
cuando en la pared dibujaron una grieta
y la casa se cayó a pedazos.

 

2
segunda vuelta

Coloqué un marco roto en la pared
como un presagio de nuestro amor.

La foto era hermosa:
las grietas de esta casa.

 

3
tercera vuelta

Nunca bauticé al gato negro
que atropellaron ayer.

Nadie lo recordará
porque no tuve el valor de darle un nombre
para decir
se murió el gato Nicanor
o el gato Miguel
y recuerdo con tristeza
que a esa hora de la tarde
solíamos cruzar la calle juntos.

Pero esa tarde decidí darle el paso libre
a un gato sin nombre.

 

4
cuarta vuelta

Leyendo el periódico encontré un poema:

Se murió un vendedor de pianos
cuando trataba de subir uno al quinto piso
de un complejo departamental.

El vendedor de pianos
odiaba a Schubert.

 

5
quinta vuelta

Guardo en el escritorio
una hoja en blanco
para los poemas
con los que habré de ganar
o no
algún premio.

 

6
sexta vuelta

Nací el día en que un futbolista falleció
y Dios me condenó a ser pésimo con la pelota.

La Calaca González jugó para mi equipo favorito
y para la selección nacional.
Anotó un gol en el mundial del setenta,
cuando mi padre jugaba en la plaza pública
un partido de béisbol
e hizo el jonrón más hermoso de la vida.
Ese día la Calaca González anotó un gol que                                                         [pasó al olvido
como el jonrón de mi padre
y como pasará al olvido este poema.

Quizá mi padre hubiera sido un buen beisbolista.

 

Luis Fernando Rangel (Chihuahua, 1995) Licenciado en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Actualmente es Jefe de Unidad Editorial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UACh, editor responsable de la revista Metamorfosis y conductor del programa radiofónico El Pensador. Es autor de Hotel Sputnik (Tintanueva, 2016; Mención honorífica del Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2015), Poemas para un Lugar Común (ICM Chihuahua, 2018), Dibujar el fin del mundo (UACh, 2019; Premio Estatal de Poesía Joven Rogelio Treviño 2017) y Los líricamente desmadrados (Ediciones O, 2020). Ha publicado en revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales como Tierra Adentro, Visitas al Patio, Punto en línea, Punto de Partida, Himen, Hybris, Tragaluz, Sophía, entre otras, así como diversas antologías de cuento y poesía. Obtuvo el segundo lugar en el Premio Nacional Sergio Pitol de Relato 2017, fue becario del Noveno Curso de Creación Literaria para Jóvenes de la Fundación para las Letras Mexicanas y becario del Fondo Municipal para Artistas y Creadores en 2017 en el área de poesía. Es director editorial de Sangre ediciones.

Imagen de portada: Johan Bävman

Luis Fernando Rangel (Chihuahua, 1995) Licenciado en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Actualmente es Jefe de Unidad Editorial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UACh, editor responsable de la revista Metamorfosis y conductor del programa radiofónico El Pensador. Es autor de Hotel Sputnik (Tintanueva, 2016; Mención honorífica del Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2015), Poemas para un Lugar Común (ICM Chihuahua, 2018), Dibujar el fin del mundo (UACh, 2019; Premio Estatal de Poesía Joven Rogelio Treviño 2017) y Los líricamente desmadrados (Ediciones O, 2020). Ha publicado en revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales como Tierra Adentro, Visitas al Patio, Punto en línea, Punto de Partida, Himen, Hybris, Tragaluz, Sophía, entre otras, así como diversas antologías de cuento y poesía. Obtuvo el segundo lugar en el Premio Nacional Sergio Pitol de Relato 2017, fue becario del Noveno Curso de Creación Literaria para Jóvenes de la Fundación para las Letras Mexicanas y becario del Fondo Municipal para Artistas y Creadores en 2017 en el área de poesía. Es director editorial de Sangre ediciones.

Imagen de portada: Johan Bävman

Luis Fernando Rangel (Chihuahua, 1995) Licenciado en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Actualmente es Jefe de Unidad Editorial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UACh, editor responsable de la revista Metamorfosis y conductor del programa radiofónico El Pensador. Es autor de Hotel Sputnik (Tintanueva, 2016; Mención honorífica del Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2015), Poemas para un Lugar Común (ICM Chihuahua, 2018), Dibujar el fin del mundo (UACh, 2019; Premio Estatal de Poesía Joven Rogelio Treviño 2017) y Los líricamente desmadrados (Ediciones O, 2020). Ha publicado en revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales como Tierra Adentro, Visitas al Patio, Punto en línea, Punto de Partida, Himen, Hybris, Tragaluz, Sophía, entre otras, así como diversas antologías de cuento y poesía. Obtuvo el segundo lugar en el Premio Nacional Sergio Pitol de Relato 2017, fue becario del Noveno Curso de Creación Literaria para Jóvenes de la Fundación para las Letras Mexicanas y becario del Fondo Municipal para Artistas y Creadores en 2017 en el área de poesía. Es director editorial de Sangre ediciones.

Imagen de portada: Johan Bävman

Luis Fernando Rangel (Chihuahua, 1995) Licenciado en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Actualmente es Jefe de Unidad Editorial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UACh, editor responsable de la revista Metamorfosis y conductor del programa radiofónico El Pensador. Es autor de Hotel Sputnik (Tintanueva, 2016; Mención honorífica del Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2015), Poemas para un Lugar Común (ICM Chihuahua, 2018), Dibujar el fin del mundo (UACh, 2019; Premio Estatal de Poesía Joven Rogelio Treviño 2017) y Los líricamente desmadrados (Ediciones O, 2020). Ha publicado en revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales como Tierra Adentro, Visitas al Patio, Punto en línea, Punto de Partida, Himen, Hybris, Tragaluz, Sophía, entre otras, así como diversas antologías de cuento y poesía. Obtuvo el segundo lugar en el Premio Nacional Sergio Pitol de Relato 2017, fue becario del Noveno Curso de Creación Literaria para Jóvenes de la Fundación para las Letras Mexicanas y becario del Fondo Municipal para Artistas y Creadores en 2017 en el área de poesía. Es director editorial de Sangre ediciones.

Imagen de portada: Johan Bävman

Luis Fernando Rangel (Chihuahua, 1995) Licenciado en Letras Españolas por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Actualmente es Jefe de Unidad Editorial en la Facultad de Filosofía y Letras de la UACh, editor responsable de la revista Metamorfosis y conductor del programa radiofónico El Pensador. Es autor de Hotel Sputnik (Tintanueva, 2016; Mención honorífica del Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2015), Poemas para un Lugar Común (ICM Chihuahua, 2018), Dibujar el fin del mundo (UACh, 2019; Premio Estatal de Poesía Joven Rogelio Treviño 2017) y Los líricamente desmadrados (Ediciones O, 2020). Ha publicado en revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales como Tierra Adentro, Visitas al Patio, Punto en línea, Punto de Partida, Himen, Hybris, Tragaluz, Sophía, entre otras, así como diversas antologías de cuento y poesía. Obtuvo el segundo lugar en el Premio Nacional Sergio Pitol de Relato 2017, fue becario del Noveno Curso de Creación Literaria para Jóvenes de la Fundación para las Letras Mexicanas y becario del Fondo Municipal para Artistas y Creadores en 2017 en el área de poesía. Es director editorial de Sangre ediciones.

Imagen de portada: Johan Bävman

m_serpientes

Serpientes y escaleras

N.013 - Narrativa

Acércate a nosotros

Nuestra meta

Suscríbete

Nuestro propósito es servir como una plataforma de difusión para escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos  haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

circulo-animacion
logo_himen-01

© 2013 – 2019 Revista Himen. Diseño por C.A.

Términos y Condiciones - Copyrights