86731898_10218057039712242_476508844621561856_o

El Mal Burgués

© Rubén Cantor
© 2020 Escafandra

Imagen de portada © Jaime Lillo

Contacto
rubencantor@gmail.com
Página web
Descargar el libro

El Mal Burgués

© Rubén Cantor
© 2020Escafandra, 2020

Imagen de portada © Jaime Lillo

Contacto
rubencantor@gmail.com
Página web
Descargar el libro

El Mal Burgués

© Rubén Cantor
© 2020 Escafandra

Imagen de portada © Jaime Lillo

Contacto
rubencantor@gmail.com
Página web
Descargar el libro

"El detective tiene que pasar por un té verde para acomodar sus ideas, la cocacola nunca le ha gustado y el café le destruye el estómago".

"El detective tiene que pasar por un té verde para acomodar sus ideas, la cocacola nunca le ha gustado y el café le destruye el estómago".

"El detective tiene que pasar por un té verde para acomodar sus ideas, la cocacola nunca le ha gustado y el café le destruye el estómago".

Acerca del libro

Tomas el control remoto y presionas power. Comienzas con el zapping. La camada de conejos que sufre una escena de violencia intrafamiliar. Un jardinero emo le corta la cabeza a la figura de un Pokemón formada con un arbusto. La sociedad secreta que se reúne para planear algún otro nuevo orden mundial. Un hámster comiendo una palomita de maíz sobre el piano. Un artista de lo efímero crea siluetas con su propia orina. Un grupo de personas espía al único sujeto que puede estar detrás de una pantalla iluminada. Los cavernícolas contemplan el fuego por primera vez. Un detective da un largo trago a su té verde. Una ciudad entera se queda sin televisión de la noche a la mañana.

El mal burgués de Rubén Cantor es un viaje, saltando de canal en canal de cable, a través de la ciudad de Caradura, en compañía del Detective, quizá el único que puede resolver el misterio de la desaparición de las televisiones. Nos encontramos con un mix de comedia antigua, novela detectivesca a la hardboiled, “deux ex machina” de tragedia clásica y un divertido y agridulce collage de incontables referencias a la cultura pop, incluyendo el cine y la televisión, piedra angular de la historia. Si disfrutas encontrar la verdad incómoda que se esconde detrás de un buen chiste, toma el control remoto y sintoniza El mal burgués: misma hora, mismo canal.

Tomas el control remoto y presionas power. Comienzas con el zapping. La camada de conejos que sufre una escena de violencia intrafamiliar. Un jardinero emo le corta la cabeza a la figura de un Pokemón formada con un arbusto. La sociedad secreta que se reúne para planear algún otro nuevo orden mundial. Un hámster comiendo una palomita de maíz sobre el piano. Un artista de lo efímero crea siluetas con su propia orina. Un grupo de personas espía al único sujeto que puede estar detrás de una pantalla iluminada. Los cavernícolas contemplan el fuego por primera vez. Un detective da un largo trago a su té verde. Una ciudad entera se queda sin televisión de la noche a la mañana.

El mal burgués de Rubén Cantor es un viaje, saltando de canal en canal de cable, a través de la ciudad de Caradura, en compañía del Detective, quizá el único que puede resolver el misterio de la desaparición de las televisiones. Nos encontramos con un mix de comedia antigua, novela detectivesca a la hardboiled, “deux ex machina” de tragedia clásica y un divertido y agridulce collage de incontables referencias a la cultura pop, incluyendo el cine y la televisión, piedra angular de la historia. Si disfrutas encontrar la verdad incómoda que se esconde detrás de un buen chiste, toma el control remoto y sintoniza El mal burgués: misma hora, mismo canal.

Tomas el control remoto y presionas power. Comienzas con el zapping. La camada de conejos que sufre una escena de violencia intrafamiliar. Un jardinero emo le corta la cabeza a la figura de un Pokemón formada con un arbusto. La sociedad secreta que se reúne para planear algún otro nuevo orden mundial. Un hámster comiendo una palomita de maíz sobre el piano. Un artista de lo efímero crea siluetas con su propia orina. Un grupo de personas espía al único sujeto que puede estar detrás de una pantalla iluminada. Los cavernícolas contemplan el fuego por primera vez. Un detective da un largo trago a su té verde. Una ciudad entera se queda sin televisión de la noche a la mañana.

El mal burgués de Rubén Cantor es un viaje, saltando de canal en canal de cable, a través de la ciudad de Caradura, en compañía del Detective, quizá el único que puede resolver el misterio de la desaparición de las televisiones. Nos encontramos con un mix de comedia antigua, novela detectivesca a la hardboiled, “deux ex machina” de tragedia clásica y un divertido y agridulce collage de incontables referencias a la cultura pop, incluyendo el cine y la televisión, piedra angular de la historia. Si disfrutas encontrar la verdad incómoda que se esconde detrás de un buen chiste, toma el control remoto y sintoniza El mal burgués: misma hora, mismo canal.




Tomas el control remoto y presionas power. Comienzas con el zapping. La camada de conejos que sufre una escena de violencia intrafamiliar. Un jardinero emo le corta la cabeza a la figura de un Pokemón formada con un arbusto. La sociedad secreta que se reúne para planear algún otro nuevo orden mundial. Un hámster comiendo una palomita de maíz sobre el piano. Un artista de lo efímero crea siluetas con su propia orina. Un grupo de personas espía al único sujeto que puede estar detrás de una pantalla iluminada. Los cavernícolas contemplan el fuego por primera vez. Un detective da un largo trago a su té verde. Una ciudad entera se queda sin televisión de la noche a la mañana.

El mal burgués de Rubén Cantor es un viaje, saltando de canal en canal de cable, a través de la ciudad de Caradura, en compañía del Detective, quizá el único que puede resolver el misterio de la desaparición de las televisiones. Nos encontramos con un mix de comedia antigua, novela detectivesca a la hardboiled, “deux ex machina” de tragedia clásica y un divertido y agridulce collage de incontables referencias a la cultura pop, incluyendo el cine y la televisión, piedra angular de la historia. Si disfrutas encontrar la verdad incómoda que se esconde detrás de un buen chiste, toma el control remoto y sintoniza El mal burgués: misma hora, mismo canal.

Image[1617]

Rubén Cantor. Con tres días en un periódico tuvo para darse cuenta que eso no era lo suyo.

Acércate a nosotros

Nuestra meta

Suscríbete

Nuestro propósito es servir como una plataforma de difusión para escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos  haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Himen es un proyecto independiente. Nuestro propósito es servir como una plataforma para exponer escritores de habla hispana.

La Revista Himen es un proyecto completamente independiente. Puedes apoyarnos comprando nuestros productos o haciendo una donación.

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de nuestras convocatorias. Prometemos no llenar tu correo de spam :)

circulo-animacion
logo_himen-01

© 2013 – 2019 Revista Himen. Diseño por C.A.

Términos y Condiciones - Copyrights